viernes, 16 de abril de 2010

TRANSTORNOS ALIMENTICIOS. La puerta falsa a los problemas.


Un día al verte al espejo, te das cuenta que no es lo que quieres, que no cubre tus expectativas ni la de los demás, estás acostumbrado al todo o nada así que te la juegas por el todo ... tu salud ... no importa, lo que importa es estar delgado.

Morirte de hambre, contar calorías, vomitar, hacer ejercicio, esconderle a los demás lo que piensas y lo que sientes anteponiendo una sonrisa para que no se den cuenta de lo que haces ... es un precio muy alto, sin embargo estás dispuesto a pagarlo.
Ahora imagina que esto te pasa todos los días y por más que tratas de dejarlo no puedes.
Eso es lo que sienten las persona que llegan a sufrir un trastorno alimenticio y que la única manera de superarlo es pidiendo ayuda y seguir un tratamiento psiquiátrico.
Como Jocelyn, una chica que sufre un trastorno alimenticio, se encuentra en tratamiento psiquiátrico en el Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente.

¿En qué momento te empezó a importar tu figura corporal?

- Pues yo nunca fui delgada, recuerdo que me daba pena en la primaria ver que tenía unas lonjitas, siempre he estado sumiendo el estomago, en la secundaria me toco un grupito de amigas en las que siempre andábamos viendo quién estaba más gorda.

"Una de ellas era talla cero, una talla tres, otras talla cinco, hasta una de ellas era modelo, por lo que yo me empecé a sentir terriblemente gorda junto a ellas, pienso que de ahí fue donde empezó todo.

"Después, al pasar a la vocacional, las cosas cambiaron y me encontré con amigos más sinceros, nunca me había gustado mi figura, pero no estaba haciendo nada para cambiarla, posteriormente cuando estaba en tercero tuve un novio que falleció por cáncer, eso me deprimió muchísimo y en un año ya me sentía mejor.

"Después regreso a mí el sentimiento de estar gorda, sentía que a nadie más le iba a gustar porque estaba gorda y que mi novio era el único al que eso no le importaba".

  • Los trastornos alimenticios son una enfermedad provocada por ansiedad y excesiva preocupación por la figura corporal y el peso. Existen diversos tipos de trastornos de acuerdo a los síntomas que se tengan en tu caso ¿Cuales síntomas tienes y cuál es el nombre del trastorno que tú tienes

"Tengo TANE 4 -trastorno de la alimentación no especificado-, que es cuando se dan atracones -consumo de comida compulsivamente y en exceso- que en mi caso, no, sólo era la ingesta casi normal de comida que luego por culpa vomitaba, hacía ayunos muy prolongados, pero a veces comía y lo vomitaba. Baje mucho de peso, pero nunca dejé de menstruar, hacia bastante ejercicio".

  • ¿Qué es lo que ocasionaba que siguieras con un trastorno alimenticio?

- "No sé creo que lo que me motivaba era saber que las personas notaran que estaba bajando de peso, el que se impresionaran de que vivía comiendo tan poco y que ellos no pudieran hacer una pequeña dieta. Me hacía sentir superior a todo mundo.

"Al hacer ejercicio era como un escape, cuando estoy muy enojada o muy triste hago mucho ejercicio hasta que duele, hasta que ya no puedo respirar. Y así se me olvida el dolor que traigo dentro.

"Yo odiaba hacer ejercicio, pero mientras lo hacía me ofendía diciéndome vaca, gorda, das asco y cosas así, eso me obligaba a hacerlo."

  • ¿Y cómo te sentías?

Pues al principio estaba en la gloria, me sentía muy bien, me sentía en la cima del mundo, sentía que todos me envidiaban, pero después pensaba que me miraban porque estaba gorda, sentía que si no bajaba de peso entonces lo estaba subiendo. Veía a personas con sobrepeso en la calle y yo me sentía como ellos, me daba asco a mí misma.

  • ¿En qué momento te diste cuenta de que necesitabas ayuda?

Después de cortar con mi novio hice un análisis de lo que estaba perdiendo por culpa de mi trastorno, ya que éste hacia que estuviera muy irritable todo el tiempo por lo cual llegaba a pelear con mi novio muy seguido. Así que decidí decirle a mi mamá sobre mi problema y de inmediato me llevó con una psicóloga que después de unas sesiones me dijo que necesitaba ir con la nutrióloga.

"Un día que mi nutrióloga no pudó llegar a una cita que teníamos, me canalizaron con otra nutrióloga que se le salió decir que la dieta que me había dado mi nutrióloga era para que subiera de peso, por lo que me enojé mucho y no volví a ir.

"Después mi mamá me llevó al Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente -ubicado en calzada México - Xochimilco 101, San Lorenzo Huipulco- al ver el nombre me saqué mucho de onda ya que pensé que mi mama pensaba que estaba loca y que por eso me llevaba a ahí.

"Después al estar ahí me di cuenta de que sí me gustaba y pues decidí seguir un tratamiento en el instituto."

  • ¿Qué es diferente?

Ya identifico mejor mis emociones, y cuando estoy triste o enojada pienso mejor y separo esos sentimientos de los que tienen que ver con comida, porque antes me enojaba y lo primero que hacia era vomitar porque sentía náuseas, o luego estaba triste y no me daba cuenta que era por hambre.

"También físicamente me siento mucho mejor, ya no tengo frió en exceso, mi cabello ya no se cae y brilla más, mi piel ya no está seca, mis dientes ya no se sienten flojos, ya me crecen las uñas, ya no tengo estreñimiento ni insomnio o sueño excesivo, ya casi se normaliza mi ciclo menstrual, ya no tengo tantos deja vu, ya no siento que me crece el cuerpo, ya no me he desmayado, ya no me arde la garganta, mi carácter ha mejorado mucho, ya no estoy tan irritable ni enojándome con todos."

  • Las personas que están enfermas de algún trastorno alimenticio tratan de ocultar sus enfermedad a amigos y familiares, ya que piensan que no son comprendidos, por lo que encuentran en Internet la salida perfecta ya que se topan con páginas que promueven este tipo de conductas y personas con las que se pueden compartir "trucos para bajar de peso, ¿Llegaste a visitar algunas de las páginas que existen en Internet?

Sí, muchas.

  • ¿Cuál es su contenido?

Pues eran consejos, formas de encubrir y más conductas para bajar de peso, o para que nadie se diera cuenta. Había fotos de modelos flaquísimas o de personas muy obesas, había frases y pensamientos sobre Ana y Mía, y chat para conocer a otras niñas que estaban enfermas. Todo era para que si estabas enferma lo continuaras haciendo, y si no, te enfermaras.

  • ¿Qué tan seguido visitabas este tipo de páginas?

Pues no mucho, sólo algunas veces, porque ya no sabía que más hacer para bajar de peso. A veces lo hacía para sentirme horriblemente gorda viendo a tantas modelos delgadas, quizá llegaba a verlas una vez cada una o dos semanas, no más.

  • Cuando visitabas este tipo de páginas ¿Te sentías comprendida o qué es lo que te hacían sentir?

Mmm no; gracias a estas páginas me hice amiga de una chava anoréxica, que tiene una vida muy triste y solitaria. Platicar con ella era lo que me hacía sentir bien, porque con ella no hablaba de cuánto pesaba, ni de calorías ni de nada de eso, nos platicábamos nuestras vidas, era como dejar de sentirme sola, porque en verdad había alguien con los mismos sentimientos que yo.

  • Si el día de mañana al despertar ya no estuvieras enferma ¿Cómo lo sabrías?, ¿Qué es lo que cambiaria?

Lo sabré porque al despertarme no tocaré inmediatamente mi estómago para ver si no creció durante la noche, me levantaré sin correr al espejo, sentiré hambre e iré a desayunar. Ya no habrá más peleas con mi mamá, y yo ya no me sentiré mal al ver a una chava delgada, o no me dará asco pasar junto a una persona con sobrepeso.

"Dejaré de contar lo que como, haré ejercicio cuando sienta ganas solamente, estaré físicamente bien y me veré hermosa en el espejo, dejare de insultarme y estaré orgullosa de mí.

"Será entonces cuando pueda decirle a mi familia que me equivoqué, que cometí un grave error que pudo costarme la vida, que pagué mi salud a cambio de unos pocos momentos de felicidad, que me obsesioné con estar delgada y llegué a odiarlos a ellos por estar gordos.

"Les pediré perdón por todos y cada unos de los insultos que en secreto les dije ... y lo más importante podré ser feliz otra vez."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada